jueves, 1 de mayo de 2008

Etapa 12: De Vitoria a Ibarra

Es obligatorio mencionar que en esta ocasión tampoco nos ha podido acompañar Larra dado que sigue teniendo la lesión comentada con anterioridad, así que esta vez hacemos la etapa Arantza, Beltri, Carlos, Charli y Juanjo (por orden alfabético). No teníamos previsto haberla efectuado tan pronto, pero el calendario de alguno de nosotros obligaba a demorarla hasta junio, aspecto que nos animó a realizarla en este jueves tan señalado y festivo para todos nosotros.

El día anterior, por la noche, se produjo una sorpresiva nevada en toda la zona del Gorbea, aspecto que hizo necesario verificar previamente "in situ" la ruta que pensábamos realizar por este macizo; el resultado fue aceptable y el plan siguió adelante. Lo cierto es que el jueves salió una mañana despejada y con temperatura próxima a los cinco grados, que fue en aumento durante la jornada aún cuando no llegó a superar los 22 grados, incluso en algunos momentos aparecieron nubes altas que aportaron momentos de agradable sombra en nuestro recorrido; algo de fresco en la cumbre del Gorbea y un maravilloso día para andar, ideal en una jornada tan larga como ésta.

Iniciamos la andadura poco más tarde de las siete y media de la mañana, partiendo de la estación de RENFE donde habíamos terminado la etapa anterior. Como suele resultar en estos casos en los que es necesario cruzar todo el núcleo urbano, los motivos fotográficos son numerosos, máxime en una capital tan bonita como la de Vitoria-Gasteiz (525 metros).

Cruzamos toda la calle Dato para dirigirnos a la Plaza de España donde se encuentra situado el Ayuntamiento. Hemos fotografiado las populares esculturas callejeras del "goyesco" sentado en un banco en la misma calle Dato y del espigado "Caminante", hoy personaje emblemático para todos los vitorianos, y después de cruzar delante del Ayuntamiento, hemos accedido por uno de los pasos a la Plaza de la Virgen Blanca en la que se encuentra el monumento a la Batalla de Vitoria, accediendo hasta la puerta misma de la basílica de la virgen, si bien no se encuentra su imagen en la portada exterior, y nos hemos tenido que conformar con sacarnos una foto con la otra escultura que allí mismo se encuentra del popular "Celedón". Por la Plaza del Machete y después de pasar por el Palacio de Villasuso, nos adentramos en el Casco Medieval para pasar por delante del Palacio de Eskoriaza-Eskibel y, poco más adelante, del Palacio de Montehermoso, continuando en nuestro andar por esta parte del Casco Antiguo que lo dejamos definitivamente cruzando por delante del conocido edificio donde se encuentra El Portalón así como por detrás de la catedral, construcción que es merecedora de especial atención, y muy recomendable su visita. En un reducido trecho de nuestro recorrido de hoy hemos podido contemplar una amplia muestra de la importante cultura de esta ciudad, con sus palacios, esculturas, murallas y otros puntos de interés.

Pasando por el cementerio de Santa Isabel, cruzamos el parque del Portal de Arriaga pudiendo ver en su demarcación la ermita juradera de San Juan de Arriaga que "en su día fue sede de la cofradía integrada por los señores rurales en defensa de sus privilegios, hasta su "voluntaria entrega" al rey Alfonso XI en el año 1332, con el único propósito de mantener sus privilegios frente a Vitoria que en esos años estaba favorecida por los Reyes". Una vez aquí, llegamos al barrio de Abetxuko desde donde ya podemos afirmar que hemos salido del núcleo urbano, propiamente dicho. Una pista que discurre paralela a la zona vallada que corresponde al cuartel del ejército, nos aleja definitivamente de Vitoria. Buena parte del recorrido que vamos a tomar va a ser por asfalto puesto que las pistas y senderos han sido sustituidos por carreteras asfaltadas, dada la proximidad de la ciudad y que todos estos pueblos cercanos se han convertido en dormitorios de Vitoria. Una espesa niebla ha hecho su aparición en la soleada mañana, si bien desaparecerá unos cuantos kilómetros más adelante; la verdad es que nos ha avenido muy bien caminar evitando el sol y con el frescor mañanero.

Tras un buen trecho por la pista comentada, al llegar a la altura de Arangiz debemos tomar la A-4405 que nos sitúa en poco más o menos un kilómetro en el mismo centro de la pequeña población de Mendiguren, que dejamos atrás para cruzar un puente sobre la nueva autovía a Mondragón. Esta nueva vía ha condicionado sobremanera nuestro inicio de ruta ya que estábamos obligados a buscar este paso para poder proseguir nuestro camino salvando esta parte de la llanada alavesa. De esta población sólo hemos podido extraer cierta información referida a la negativa incidencia que en la localidad ha tenido el desarrollo industrial y urbanístico, destacando algún comentario al respecto que indico a título de anécdota…"Desde la llegada del KAS a la zona cambiaron las cosas. Los vertidos ilegales que realizaron durante largo tiempo acabaron prácticamente con la fauna que había en el río. Varios años de "pelea" fueron necesarios hasta que por fin dejaron de verter sus aguas residuales al río. Desde 1980 la situación se normalizó y aunque con la fauna prácticamente aniquilada y el agua solo apta para riego, se vivieron unos años de lenta recuperación y aparente normalidad, hasta que un nuevo vertido contaminante en julio de 2003, esta vez del Centro comercial Gorbeia de Etxabarri Bina, volvió de nuevo a extinguir las especies recuperadas". Sin comentarios.

Nos aproximamos a Etxebarri-Ibiña (555 metros) por una bonita pista de tierra entre cereal, si bien seguimos "sufriendo" el impacto de la N-622 que discurre en dirección a Bilbao paralela a nosotros, así como por la proliferación de casas unifamiliares construidas en esta localidad, que ya pertenece al municipio de Zigoitia y de la cuadrilla de Zuia. Salimos de la población por su parte más elevada al O tomando una pista y al poco un bonito sendero, que nos llevan por zona de monte ya en plena naturaleza.

Pasamos por Berrikano, donde destaca la torre de su iglesia, continuando camino hacia el siguiente pueblo de Ondategi e inmediatamente después hasta Gopegi que se encuentra a 1,5 kilómetros. En el mismo pueblo de Gopegi cruzamos el río y tomamos la A-3610 en dirección a Manurga, si bien a unos doscientos metros dejamos el asfalto y a nuestra derecha nos introducimos en una pista agrícola que nos evita carretera y nos conduce sin más complicaciones hasta la localidad de Murua (620 metros), punto estratégico en la etapa de hoy puesto que desde aquí vamos a emprender el ascenso a la única cumbre de la jornada.

Antes de iniciar esta segunda parte del recorrido, hacemos una parada para tomar algún alimento así como para cambiarnos de calzado los que veníamos con uno más cómodo en la idea de vernos obligados a caminar más de lo deseado por asfalto. Lo cierto es que no se ha hecho tan pesado el recorrido hasta Murua y tampoco ha sido necesario andar por excesivo asfalto, aspecto que nos ha venido francamente bien.

Reanudamos la etapa desde un pequeño aparcamiento que se encuentra en el mismo pueblo, desde donde tomamos una pista perfectamente señalizada, cómoda y con mucha sombra al principio propiciada por un precioso bosque de hayas y robles ya totalmente floridos, sin embargo al poco tiempo debemos realizar el recorrido por terreno despejado sometiéndonos al sol que nos viene acompañando desde el inicio de la jornada, aún cuando la temperatura no resulta excesivamente agobiante permitiéndonos disfrutar también de esta bonita subida al Gorbea.

Como muchos conocerán, nos hemos adentrado en el Parque Natural del Gorbea, término que viene dado del nombre de la cumbre más emblemática y más elevada del mismo. "El 21 de junio de 1994, mediante Decreto del Gobierno Vasco, se declaró Parque Natural con la finalidad de proteger su patrimonio natural, favorecer el desarrollo rural y fomentar su conocimiento y disfrute. El Parque Natural abarca una superficie aproximada de 20.000 hectáreas, correspondientes a las zonas más altas de los municipios de Areatza, Artea, Orozko, Zeanuri y Zeberio en Bizkaia, y Zigoitia,Zuia y Urkabustaiz en territorio alavés. Mientras su vertiente sur desciende en onduladas laderas, la cara norte se caracteriza por una sucesión de desniveles, hondonadas y afiladas crestas que en pocos kilómetros transporta al paseante desde los 1482 metros de la cumbre más alta hasta los 250 metros de altitud de algunos fondos de valle".

Este parque es muy rico en fauna destacando los ciervos como especie protegida dentro del mismo, precisamente se nos cruza un ciervo en nuestro camino y con ágiles saltos nos deja con las ganas de poder admirarlo con más detenimiento. Suele resultar muy frecuente poder avistar estos animales a poco que uno ponga especial atención y no provoque excesivo ruido incluso también, como en este caso, en ocasiones se dejan ver sin demasiada dificultad.

En animada charla y sin demasiado esfuerzo, vamos dejando más abajo la llanada alavesa y ya podemos divisar atrás Vitoria y los embalses de Urrunaga y Ullibarri-Ganboa como puntos más destacados, si bien el día nos permite divisar mucho más lejos del paisaje. Llevamos como compañía un precioso perro pastor que se nos ha unido al salir de Murua y no hay manera de hacerlo volver; se ve que está muy acostumbrado a acompañar a los montañeros y suponemos, como se ha producido poco antes de llegar a la cumbre, que nos dejará para volver a su casa.

Sin apenas percatarnos pasamos por la cima del Pagazuri (1.290 metros) dejando a nuestra izquierda su buzón que sólo visita Beltri para sacarle una fotografía; el camino continúa y desde este punto ya se divisa perfectamente la Cruz hacia donde nos dirigimos. En esta parte del recorrido han entrado unas cuantas nubes y la temperatura ha descendido por razón del viento, aspecto nada anormal en este monte. Un poco más de andar y llegamos a la misma cima del Gorbea (1.482 metros) perfectamente identificable por la gran cruz que lo corona, así como por la imagen de la Virgen de Begoña que se encuentra debajo, en el mismo centro de la cruz.. Coloquialmente todos los montañeros vascos identifican "La Cruz" como el punto que define a esta cima. Es uno de los montes bocineros de Bizkaia, desde donde se llamaba a Juntas Generales en Gernika. Recordar que cuando pasamos por el monte Oiz, en la segunda etapa, ya se mencionó el significado y utilidad de los llamados en Bizkaia "montes bocineros".

"El origen de la instalación de la cruz en Gorbeiagane atiende a la recomendación que hizo el Papa León XIII para conmemorar la llegada de un nuevo siglo. Hubo varias iniciativas, como erigir cruces monumentales en lo alto de las cumbres más famosas.

En 1899, el párroco de Zeanuri recoge esta propuesta y forma una comisión para recoger fondos entre los fieles e instituciones. Después de múltiples vicisitudes, comienza la obra el 16 de julio de 1901. Las piezas de la cruz, que tendría una altura de 33 metros y 33 cm. (recordando la edad de Cristo en la cruz), se hicieron en Baracaldo utilizando 13.000 Kg. de hierro y se subieron desde Izarra (estación de tren) a lomos de mulas y bueyes. El presupuesto inicial ascendió a 50.000 Pts. y se inauguró (sin terminar completamente) el 12 de noviembre de 1901.

Un mes más tarde, el 12 de diciembre, jueves, un tremendo vendaval que causa innumerables daños en Bizkaia, es el responsable de la caída por primera vez de la cruz. Se dobló a 6 m de altura quedándose recostada en su parte norte, hacia Aldamin. Se inicia la construcción de la segunda cruz tras el invierno de 1902, que alcanza los 23 metros de altura. Se inaugura el 1 de octubre de 1903, si bien no tiene más suerte que la primera, ya que el día 12 de febrero de 1906 se cae de nuevo la segunda cruz erigida que había soportado días atrás un fuerte vendaval con lluvia y nieve. Tras los resultados anteriores, el tercer proyecto aligera tanto la estructura como la altura, pues se reduce casi a la mitad (17 metros) y se coloca (en esta ocasión no hay solemne inauguración) en la primavera de 1907".

El día nos permite contemplar desde la cumbre del Gorbea unas excepcionales vistas hacia todos los puntos geográficos, pudiendo identificar perfectamente innumerables cumbres y macizos montañosos hasta muchos kilómetros de distancia. Es uno de los pocos días en que se puede disfrutar de esta preciosa panorámica y lo hacemos con deleite y satisfacción, sin embargo el viento a esta altura "pega de lo lindo" y hace que nos planteemos el descenso cuanto antes, cosa que hacemos por la ladera N en dirección hacia el collado con el Aldamin. Comentar la abundante presencia de montañeros, principalmente por esta cara que da a Bizkaia; la hilera de gente se convierte en determinados momentos en una procesión de personas de todo tipo y edad. Si bien para algunos la montaña nos reporta tranquilidad y, porque no decirlo, la deseada soledad, en algunos casos también resulta satisfactorio ver esta masiva afluencia montañera, actividad tan arraigada y característica de las gentes de Euskalherría.

En cómodo descenso llegamos a las construcciones existentes en la zona de Erigiñao (1.080 metros) que corresponden a refugios privados de montaña. Aquí se encuentra, desde hace unos 65 años, una pequeña capilla dedicada a la Virgen Blanca (Ntra. Sra. de las Nieves, aún antes de su coronación como Reina de la ciudad de Vitoria, ya que hasta entonces, y desde el año 1.922, lo era como Patrona Principal.

El lugar invita a tomar unas buenas fotografías, cosa que hacemos antes de continuar en dirección a la Campa de Arraba (1.074 metros) tras pasar por debajo del Gatzarrieta por un sendero muy "trillado" producto de la erosión humana causada por tanto y tanto montañero que asciende al Gorbea por este recorrido, el más clásico de los muchos existentes. Una vez en Arraba dejamos a nuestra izquierda el refugio de la Federación de Montaña para seguir hasta unas bordas que se encuentran debajo mismo de la cumbre del Lekanda, ya sin la presencia de gente que se ha desviado poco antes para descender por la pista hasta el lugar de Pagomakurre. Desde este lugar en que nos encontramos podemos gozar unas extraordinaria vista de todo el macizo principal del Gorbea con su aledaño Aldamin y, en primer término a nuestros pies, la Campa de Arraba en todo su esplendor puesto que el día invita a su contemplación.

Son ya las tres y media de la tarde y nuestros estómagos empiezan a dar guerra solicitándonos una parada más seria para reponer energías, cosa que atendemos dando buena cuenta de lo que llevamos. Una vez más los "navarricos" se descuelgan con sus bocadillos de tortilla de patatas, chorizo, queso…incluso Carlos Coi en esta ocasión se ha dejado llevar por el entusiasmo culinario y nos ha traído un jamón natural que tiene un aspecto inmejorable; por supuesto no falta la bota de vino de Juanjo ni el café (¡caliente!) de Arantza. Apuramos con tranquilidad esta parte tan necesaria de nuestra etapa, si bien alguno de nosotros se niega a entrar en la dinámica del "bokata" siguiendo fiel a las frutas, chocolate, galletas y frutos secos, sin caer en la tentación de probar tan suculentos manjares.

Proseguimos la andada de hoy tomando un bonito sendero por debajo mismo de la cumbre del Lekanda y que nos saca a un collado en la zona de Igarrilintza (1.150 metros), zona bastante pedregosa alternando con muchos claros de bonita hierba, algunas hayas y un precioso tejo que nace rompiendo una roca a sus pies. Durante bastante tiempo vamos a llevar a nuestra izquierda el paredón rocoso que nos separa del macizo cárstico de Itxina, actualmente biotopo protegido; de Itxina podríamos estar escribiendo muchísimo más y bien merece la pena ser exclusivamente visitado, aún cuando en esta ocasión debemos privarnos de ello pudiendo sólo ver parte de su belleza por medio de la puerta natural que tiene en su ladera N, Atxulaur Atea (1.019 metros), por debajo de la cual pasamos. Poco más abajo el paredón rocoso presenta todo su esplendor ofreciéndonos a la vista las peculiares y espectaculares elevadas puntas de roca que se conocen coloquialmente como "las Atxas", que debajo del monte Aitzkorrigane semejan una proa de una extraordinaria nave de piedra y a partir de las cuales se extiende la pared aún más majestuosa, en sentido S.

Hemos pasado por un antiguo bosque de hayas con la presencia de varias carboneras que nos hablan del pasado y de una de las actividades más características de la zona, junto con el pastoreo de ganado vacuno y, principalmente, lanar. Cruzamos las campas de Egalesaburu y entramos en una zona colonizada por arbustos de espino albar (majuelo) y endrino que cruzamos por medio continuando en nuestro ya rápido descenso, de tal manera que al poco tiempo nos encontramos en el aparcamiento de vehículos situado poco más arriba del barrio de Urigoiti (443 metros), ya en el término municipal de Orozko.

"De esta pequeña aldea La iglesia de San Lorenzo posee, en su pared trasera, una pequeña ventana románica del siglo XIII. Entre sus caseríos, de recia construcción, destaca uno del siglo XVI, cuya fachada se halla revestida de madera (caserío Munekogoikoa); otro adorna su frontis con antiguos aperos de labranza, pudiendo descubrir entre los caseríos las viejas colmenas de madera que se utilizaban tradicionalmente".

Tras cruzar todo el barrio tomamos el antiguo camino de bajada que directamente nos va a llegar hasta el punto final de la etapa de hoy, y que nos evita varios kilómetros por carretera. Este camino actualmente es muy poco utilizado y en algunos tramos se encuentra impracticable, viéndonos obligados a cruzar algunas campas próximas al mismo.

Sin más dificultades nos encontramos ya en Ibarra (245 metros), que también pertenece al mismo municipio de Orozco. En una fuente en la misma entrada del pequeño pueblo nos quitamos el barro de las botas dirigiéndonos hacia la plaza del barrio donde se encuentra el único bar en varios kilómetros a la redonda, para degustar sendas "birras" que entran sin apenas darnos cuenta.

Son alrededor de las seis de la tarde y hemos caminado unos 40 kilómetros, en un día ideal para la práctica del montañismo, con mucha luz, buenas vistas, precioso recorrido y mejor temperatura. Nos viene a recoger un taxi de Llodio puesto que debemos coger el autobús que pasa por esta localidad alrededor de las siete y media, y que nos va a llevar hasta Vitoria para recoger nuestros vehículos, cosa que hacemos coordinando perfectamente los obligados horarios de transporte y dando por finalizada la jornada de hoy.

Desniveles
Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Track sobre ortofoto. Para Detalles y descarga del track, pulsar sobre el icono de salida