sábado, 14 de junio de 2008

Etapa 13: De Ibarra a Bilbao

Con esta etapa de hoy vamos a dar por finalizado esta bonita empresa de unión de cuatro capitales de Euskalherría. Hemos recorrido los parajes montañeros de mayor singularidad en cada trayecto, tratando de realizar el ascenso a las cumbres más singulares en cada caso, así como la de aportar pequeños retazos de cultura geográfica, ambiental, histórica o simplemente anecdótica, sobre aquellos lugares que hemos podido disfrutar en nuestro recorrido, valiéndonos de nuestra conocimiento y experiencia y de la amplia información existente en Internet respecto a cualquier contenido deseado.

Las etapas resultantes no han estado exentas de verdadero carácter montañero, en algunas con dureza dado su desnivel acumulado y largo kilometraje y todas con un alto nivel de exigencia. Para la estadística resulta interesante señalar los siguientes datos relacionados con todo el recorrido realizado, desde el inicio en Bilbao hasta el final en la misma capital:

Distancia total acumulada en las trece etapas: 477,45 Km
Altitud total acumulada: 19.912 metros
Número de cimas destacadas totalizadas (detalladas al final): 63 montes

En diferentes partes del recorrido nos han acompañado Josean, Arantza y Juanjo que nos han aportado su conocimiento y agradable compañía, pero también hemos tenido que lamentar en las últimas etapas la baja de Larra por su lesión de rodilla. Los que si hemos acudido puntualmente a todas las etapas hemos sido Beltri, Carlos y Charli, sin embargo todos hemos colaborado y participado con la misma ilusión y compromiso, puesto que todas las etapas han sido previamente estudiadas sobre el terreno no dejando a la improvisación ningún tramo del recorrido a realizar. En las respectivas zonas cada uno de nosotros ha tomado la responsabilidad de "investigar" el recorrido de la etapa siguiente y de introducir sus datos (tracks) en el GPS y de enviárselos a los demás para su conocimiento previo. Es obligado mencionar la labor realizada por Carlos COI en este cometido, habiendo "tomado la batuta" como guía oficial en casi todas las zonas recorridas.

Hechas estas notas tan necesarias e ilustrativas respecto a lo realizado, nos metemos de lleno a mencionar los pormenores de la última etapa.

Efectivamente Ibarra (245 metros) pertenece al municipio de Orozco siendo uno de los innumerables "barrios" que posee este amplio e importante municipio que ha perdido importancia en el último siglo dada su proximidad con los pueblos de la cuenca Nervión-Ibaizabal que han visto surgir en sus orillas un fuerte desarrollo industrial. Su cercanía con la localidad alavesa de Llodio ha representado la pérdida de desarrollo industrial de Orozco en beneficio de la primera, con la cual por otro lado existe una total relación social. A pesar de lo anterior, el municipio de Orozco posee con su amplitud (el más grande de Bizkaia después del de Karranza) unas enormes posibilidades paisajísticas puesto que en determinados lugares del mismo bien parece que el tiempo se haya detenido permitiendo disfrutar al turista en general, y montañero en particular, de lugares de enorme belleza y singularidad. El macizo del Gorbea y el complejo cárstico de Itxina son el ejemplo vivo de ello, recomendados a quien aún no los conocen.

Hemos quedado en iniciar la etapa de hoy alrededor de las siete y media de la mañana ya que las previsiones climatológicas anuncian buen tiempo, con sol y elevadas temperaturas, y puntuales salimos de la misma plaza de Ibarra tomando dirección N hacia la BI-3513 que inmediatamente después cruzamos para iniciar la subida hacia el barrio de Gotxi, donde se encuentra una iglesia que si bien por fuera no destaca por su construcción, merece la pena ser visitada ya que en su interior es digno de ver el entramado de madera que sustenta el techo de la misma.

En lugar de continuar por la pista asfaltada que nos llevaría por Albittzu hasta Egorrutu, tomamos a nuestra derecha una clara pista sin asfaltar que se introduce en el pinar y nos sitúa al rato en la subida habitual hacia el barrio de Garikorta (460 metros). Conviene conocer bien este tramo puesto que en el mismo confluyen diversas pistas y caminos que pueden inducir al equívoco. Pasado Garikorta tomamos un sendero que se inicia en la misma puerta de entrada a una casa y que, con algo de desnivel, al poco tiempo va tomando dirección W y ya nos sitúa (619 metros) en el cordal que viene en sentido E-W desde Bikozgane hasta el Untzueta. La zona se encuentra totalmente repoblada por el pino y su presencia aún no nos permite poder contemplar nada de lo que llevamos a cada lado; el camino no ofrece ninguna dificultad y ya se pueden ver algunas marcas de pintura indicadoras del recorrido, así como más adelante una caseta que nos va indicando ya la proximidad de la primera cumbre del día, y a la cual llegamos poco más tarde. Se trata del Arrugaeta (662 metros).

Desde este punto la panorámica es amplia pudiendo contemplar en dirección S el cordal del Ubixeta, Kolometa y Adoriaga, más a su izquierda la pared rocosa de Itxina, con el Axgorrigan en primer termino y sus dos ejes a derecha e izquierda (Altipitatx y Lekanda); en segundo plano se yergue por encima de ellos la cima del Gorbea. Ya hacia el W podemos contemplar innumerables cimas destacando por su singularidad el Udalaitz y el Anboto, así como más al fondo se perfilan también los montes de la cordillera de Azkorri. El día es muy claro y la visibilidad enorme, se perfilan perfectamente al O los montes de Cantabria y toda la Sierra Salvada que se pierde al llegar al Diente del Ahorcado en tierras burgalesas. En lugar más inmediato llevamos a nuestros pies el valle de Orozco a un lado y el Zeberio al lado contrario, en el N, pudiendo contemplar encima las cumbres del Artanda y Mandoia desde donde iniciamos nuestra andadura un año antes. Si bien predominan los claros, algunas nubes bajas en ocasiones hacen acto de presencia aportándonos una agradable sombra que permite más placentero nuestro caminar, ya que la temperatura empieza a hacerse notar con calor.

Siguiendo el cordal de esta Sierra de Mendigisa en dirección W, podemos ver a lo lejos la antena que indica la posición del Untzueta que se encuentra aún a unos 45 minutos, tiempo que empleamos en hacer esta parte del recorrido disfrutando de las vistas por una cómoda pista. Una vez en la base del Untzueta el camino se identifica por un sendero, en ocasiones no demasiado perceptible, que va ascendiendo entre rocas obligándonos a prestar especial atención en algunas tramos puesto que el desnivel presenta caídas de cierta importancia. Con la piedra húmeda es recomendable prestar mucha atención en esta parte del recorrido.

Tras sudar un poco llegamos a la cima del Untzueta (766 metros) jalonada por una instalación de antenas de TV, sin embargo recientemente se ha procedido a realizar unas excavaciones que han dado como resultado la aparición de unas piedras que hablan de antiguos muros existentes en su cúspide. Tiene como particularidad este monte su forma piramidal así como que se encuentra totalmente en solitario, pudiendo desde su cumbre contemplar unas amplia panorámica del todo el valle del río Altube, que se puede contemplar abajo, en picado.

Según reciente noticia de prensa relativa a las excavaciones realizadas: "Pues es cierto que en Untzueta hubo y de él quedan aún algunos vestigios de un recio castillo que sin duda fue el mejor puesto de vigilancia de esta comarca sobre el río Altube dominando incluso hasta Bilbao y su entorno. Cubierto por la pátina del tiempo y aún más por las instalaciones de varias plataformas de hormigón que soportan pesados repetidores el castillo había escapado casi a la memoria hasta la excavación realizada este verano por un equipo de investigadores que pusieron a la luz la base de sus murallas y localizaron algunos restos medievales como cerámicas y fragmentos de utensilios. No queda nada de la potente calzada que trepaba hasta la montaña pero sí se conserva en el museo de Orozko alguna de las bolas de piedra utilizadas a modo de proyectiles para la defensa de esta atalaya. De su historia los datos no son determinantes pero hay referencias de que su construcción pudiera encontrarse en el siglo VI y de su destrucción por el fuego en el siglo X, en el año 935; los primeros datos escritos refieren los asaltos protagonizados por Alfonso el Sabio que lo cercó en el verano de 1277; igual fortuna sufrió el castillo en 1289 siendo el protagonista en esta ocasión Diego López de Salcedo que llegaba bajo las órdenes del rey Sancho el Grande; de nuevo fue sitiado en 1334 por Alfonso XI y en 1357 por el rey Pedro el Cruel cuando perseguía a su hermano Don Tello, ocasión que terminó con la destrucción de la fortaleza."

Tras hacer una breve parada y tomar algún alimento, proseguimos la jornada iniciando un fuerte descenso en dirección N hasta adentrarnos en una zona boscosa de pino, por donde vamos a caminar durante más de una hora para llegar hasta la localidad de Ugao-Miravalles (81 metros) tras haber cruzado por pistas forestales que exigen nuestra atención al objeto de no despistarnos y demorar en exceso la travesía y que nos sitúan en la carretera BI-3524 a la misma entrada del pueblo, al cual llegamos tras cruzar un puente sobre el río Nervión.

De este pueblo destaca la reseña que de él se hace respecto a que ... "El 4 de marzo de 1375, el infante Don Juan, señor de Vizcaya, funda en el lugar que llamaban Ugao una nueva villa con el nombre de Villanueva de Miraballes, a petición de los "hombres buenos", tanto Hijosdalgo (Hidalgos) como labradores de la Comarca Ceberiana (Zeberio) y con un doble objetivo fundamental, la protección y resguardo de la población ante el clima de inestabilidad surgido a raíz de la crisis de mediados del siglo XIV y el beneficio económico que reportará la centralización de la actividad comercial derivada del tránsito del Camino Real entre Castilla y Bilbao, en el que se ubica la villa."

Debemos cruzar toda esta villa para continuar nuestro camino pero antes de ello no resistimos la tentación de hacer una parada en uno de sus bares, donde pedimos unos "pintxos" de excelente tortilla de patatas, bien rehogadas con unas frías cervezas, que a estas horas del día nos sientan excelentemente ya que han pasado varias horas desde el inicio de la jornada y de que el calor empieza a notarse. Un indicador de temperatura en el mismo pueblo anuncia los 25º.

Ya respuestas nuestras energías salimos de la localidad por su parte N y, tras pasar por debajo de las vías del tren que se elevan encima de la BI-635, tomamos en dirección al barrio de Beratza, que se encuentra en una zona más elevada (100 metros) y por donde pasamos tras andar un pequeño camino que discurre junto a varias viviendas. Debemos perder de nuevo altura para pasar por delante de una instalación de reciclaje de materiales, que dejamos a nuestra izquierda iniciando de nuevo el ascenso a nuestro siguiente punto de referencia. Esta parte urbana no resulta de nuestra complacencia sin embargo es inevitable hacerlo cuando de una travesía de estas características de trata, aspecto que ya hemos tenido que experimentar en otras ocasiones anteriores.

A nuestra izquierda tomamos una pista que en suave ascenso nos lleva hasta la carretera asfaltada que se dirige hasta el barrio de Markio, carretera que dejamos al poco tiempo tomando una nueva pista que asciende en dirección NW. Un cartel indica 2,7 Km. hasta el Pastorekorta, distancia que vamos a recorrer sin dejar la pista tomada, pero que va a representar un sufrimiento por diversas razones que se acumulan: la alta temperatura, la falta de sombra en esta parte del recorrido, la elevada humedad en el ambiente, el fuerte desnivel en algunos tramos y... ¡la tortilla de patatas que nos hemos metido en el pueblo!

Tras este esfuerzo y después de superar los últimos repechos para llegar a la cumbre, nos encontramos por fin en la cima del Pastorekorta (591 metros), que si bien por la cara por donde hemos subido ofrece pendiente, la cara que debemos recorrer en dirección a la Pista de Artabe presenta un fuerte desnivel que hace descendamos en poquísimo tiempo unos cien metros. Ya estamos muy próximos a Bilbao en montes que se hacen habituales para las gentes de esta zona, de ahí la aparición de un equipo de limpieza que se encuentra desbrozando algunas áreas recreativas, así como de la presencia de montañeros en clara disposición de paseo. Lo cierto es que toda esta parte de los alrededores del Pagasarri se han conservado en perfecta sintonía con la naturaleza, aspecto absolutamente extraño dada la masificación de construcciones de todo tipo que existen en alturas inferiores, y de lo que hoy nos podemos beneficiar muchos que amamos y respetamos la montaña; de verdad resulta muy chocante que la industrialización de la década de los 40 al 80 no se haya hecho presente por estos lugares, si bien la presencia de alguna cantera en el contorno habla de intenciones en sentido contrario.

El calor aprieta pero la proximidad a la cima del Pagasarri nos hace tomar con entusiasmo los últimos repechos, aspecto que nos permite llegar sin más contratiempo al mencionado Pagasarri (671 metros), emblemática cumbre para todos los bilbainos. Desde su cima podemos contemplar el cordal del Goikogane, Txakurmendi, Kamaraka y su continuación hasta el no menos emblemático Ganekogorta (llamado Ganeko coloquialmente) que con sus casi mil metros se yergue esplendorosamente verde en esta época del año.

Nos habíamos planteado hacer esta parte del recorrido bajando del Untzueta hasta Arakaldo para después subir al Goikane y continuar hasta el Pagasarri tras pasar por el Ganekogorta, sin embargo opinamos que la etapa iba a resultar bastante exigente y optamos por hacerla recorriendo esta otra ladera del Pastorekorta.

Ya relajados tratamos de hacer una visita al Refugio de la Paca que se encuentra en las mismas campas del "Paga" pero está ya cerrado, dirigiéndonos hacia la Fuente del Tarín (592 metros) para hacer una nueva parada y reponer fuerzas. Esta fuente se inauguró en al año 1.914 y fue sufragada mediante la aportación de un Tarín (un real) por parte de un grupo de montañeros. En fechas mucho más recientes se volvió a realizar una cuestación popular para adquirir los terrenos aledaños a esta fuente y las neveras existentes, aspecto que se logró mediante la colaboración desinteresada de 5.000 personas que aportaron de nuevo un Tarín, pero en esta ocasión de mil pesetas cada uno; estos terrenos fueron cedidos posteriormente a la Diputación de Bizkaia quien se ha encargado de recuperar el área mediante la plantación de una amplia variedad de frondosas, así como la reparación en el 2.003 de las neveras mencionadas, que datan del siglo XVII y en las que se recogía la nieve que después se utilizaba en la alimentación y en medicina.

Tras relajarnos en este lugar tan peculiar iniciamos el ascenso a la última cima de la jornada y, por lo tanto, de todo el recorrido realizado durante este espacio de tiempo empleado en hacer esta bonita y larga travesía de montaña por tierras de Bizkaia, Guipúzcoa, Nabarra y Araba. Se trata del Ganeta (685 metros), perfectamente identificable por la presencia de innumerables antenas de comunicación existentes en su alto. Lo cierto es que este monte no ofrece especial atractivo ya que está ligado a la cumbre del Pagasarri que es el que se lleva la mayor parte de interés, pero en nuestro caso sirve de colofón y también de paso, ya que proseguimos nuestra andadura por todo el cordal que desciende hasta al pueblo de Alonsótegi, que dejamos poco más abajo para tomar un sendero que une este cordal con la pista que baja del Pagasarri, la cual tomamos y no dejaremos hasta llegar a la carretera asfaltada que se inicia en las faldas del Arnotegi, muy próximos a la Ermita de San Roke.

Una vez en este punto el recorrido inevitablemente va a discurrir por terreno urbano y asfaltado ya que nos encontramos en el entorno de Bilbao; bajamos por el barrio de San Adrián hasta la zona de Torre Urizar para continuar descendiendo por la popular calle Zabala y tomar la no menos popular calle San Francisco, encaminándonos por la calle Bailén hasta el Puente del Arenal y por fin, acabar en la Plaza Circular junto a la estación de Abando, donde hace ya más de un año iniciamos este proyecto, ya hecho realidad.

En esta etapa hemos caminado 33,46 Km. y realizado casi 1.600 metros de ascensión acumulada. El tren hasta la localidad de Areta nos permite tomar los vehículos allí aparcados, desde donde nos acercamos a recoger el coche que habíamos dejado en Ibarra, punto de partida.

Desniveles
Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Track sobre ortofoto. Para Detalles y descarga del track, pulsar sobre el icono de salida


Cimas más destacadas del recorrido, por orden de acceso en el mismo.
Malmasin (360 m)
Artanda (550 m)
Mandoia (615 m)
Apario (406 m)
Oiz (1.028 m)
Oizgano (964 m)
Axmakur (887 m)
Zengotitagana (818 m)
Mendibil (613 m)
Trabakua (406 m)
Arrate (530 m)
Urko (723 m)
Karakate (756 m)
Akelarre (768 m)
Pagomuneta (774 m)
Sabue (833 m)
Atxolin (853 m)
Atxolinkitxi (829 m)
Kurutzebakar (902 m)
Irukurutzeta (898 m)
Alto Azkarate (413 m)
Kakuta (927 m)
Erlo (1.030 m)
Aizarna (230 m)
Urruztume (682 m)
Pagoeta (714 m)
Kukuarri (359 m)
Zoroztarri (417 m)
Arlegor (539 m)
Adarra (820 m)
Zaburu (780 m)
San Lorenzo (804 m)
Petriteka (1.057 m)
Eguzkizko-Muñoa (1.082 m)
Alto Escurra (690 m)
Suparrobi (1.162 m)
Ireber (1.202 m)
Zarrantzmendi (884 m)
Arzelaitea (925 m)
Sollaondi (851 m)
Zabalgana (621 m)
Gaztelu (1.001 m)
Saldise (Mortxe) (1.123 m)
Ilzarbe (534 m)
Puerto Irañeta (1.271 m)
Treku (altos de Goñi) (1.265 m)
Ulantz (1.243 m)
Raso de Viloria (1.051 m)
Zikilamendi (1.092 m)
Monte Santo (1.258 m)
Arnaba (1.255 m)
Cruz de Alda (1.121 m)
Monte San Cristobal (1.057 m)
San Justi (1.028 m)
Kapildui (1.177 m)
Palogan (1.029 m)
Pagazuri (1.290 m)
Gorbea (1.482 m)
Arrugaeta (662 m)
Untzueta (767 m)
Pastorekorta (593 m)
Pagasarri (671 m)
Ganeta (685 m)