sábado, 10 de noviembre de 2007

Etapa 07: De Lekunberri a Pamplona

En esta ocasión nos hemos tomado varios meses para seguir con la etapa que hoy vamos a realizar. Los meses de vacaciones y el verano invitan a que cada uno tengamos que atender nuestros compromisos familiares, si bien en este ínterin tuvimos los cuatro la oportunidad de hacer una escapada a Picos de Europa, donde realizamos la llamada Ruta de la Reconquista, entre Covadonga y Espinama.

Nuestro punto de encuentro y partida coincide con la plaza de Lekunberri (584 metros), punto donde acabamos la etapa anterior. Dejamos los vehículos en este lugar ya que pensamos tomar un autobús en Pamplona para la vuelta.

Esta pequeña y bonita población se encuentra en la falda de la Sierra de Aralar, en el mismo centro del Valle de Larráun, siendo el punto de acceso al Santuario de San Miguel. Todo apunta que el termino "Lekunberri" (sitio nuevo) procede de algún hecho bélico, puesto que esta localidad fue arrasada y reconstruida en varias ocasiones, como consecuencia de los numerosos ataques que sufrió durante su pasada historia por parte de castellanos, guipuzcoanos y franceses. Su ubicación geográfica hizo esta población como un punto aduanero de importancia, donde se pagaba el peaje a favor del Reino de Navarra.

Comentamos que esta etapa que vamos a realizar bien pudiera ser, por la distancia de su recorrido, la "etapa reina" de toda la ruta, si bien se llevan muy poco unas con otras y al final, todas las etapas están resultando de parecido nivel de dificultad. Las previsiones metereológicas apuntan que va a ser un día soleado con bajas temperaturas y poco viento.

Efectivamente, a las ocho de la mañana, iniciamos nuestro recorrido con una temperatura próxima a los cero grados, con un cielo totalmente despejado y el sol que, tímidamente, empieza a calentar y así comprobaremos lo va a seguir haciendo durante el día. Sin llegar a salir de la población nos encontramos con la antigua estación del ferrocarril de Plazaola, que en la actualidad alberga el Centro de Información Turístico, lugar por donde pasamos al objeto de cruzar el túnel que supera la autovía A-15 que discurre entre Irurtzun y Andoain. Al poco tiempo dejamos la carretera asfaltada que nos llevaría hasta Etxarri, y nos adentramos en un precioso robledal que en esta etapa otoñal del año presenta un aspecto espectacular por su diversidad de colorido y con un suelo repleto de hojas, que hacen de nuestro andar un verdadero placer; continuamos por sendero hasta llegar a la carretera NA-4018 que va en dirección a Aldatz, muy próximo a la ermita Santa Cruz (660 metros) que dejamos atrás. Toda esta parte de nuestro recorrido lo realizamos por pistas entre campas de hierba que a estas horas presentan en las zonas más sombrías una capa blanca producto de la helada de la noche. La temperatura es perfecta para andar y los primeros rayos de sol nos permiten liberarnos de la ropa de abrigo que nos habíamos tenido que poner. Disfrutamos enormemente de todo el paisaje.

Hemos dejado a nuestra derecha las casas del pueblo de Arruitz y sin ganar ni perder altura accedemos a la NA.1110, que nos sitúa en Beramendi, por donde pasamos en dirección al pueblo de Etxaleku que también cruzamos. Toda esta zona está jalonada de pequeños pueblos en perfecto estado de conservación, con casas de singular construcción de piedra, la mayoría ostentando escudos heráldicos.

Otra singularidad en nuestra jornada de hoy es que el recorrido discurre en su mayor parte por la GR-9 llamada Cañada Real de las Provincias, que se trata de una de las cañadas más antiguas de Navarra, y que unía las Cuenca de Pamplona con la costa guipuzcoana, pasando por los pueblos navarros de Noain - Miluze - Berrioplano - Etxaleku - Jauntsaras - Aldatz - Uhitzi - Gorriti –Uli, y los guipuzcoanos de Gastelu, Tolosa, Bentaundi, Albizcur, Santutxo, Bidegoain, Iturburu, Errezil y Azpeitia. Tiene como particularidad la variedad del paisaje que recorre esta cañada, ya que se pasa de la clara influencia mediterránea a la atlántica.

También se le ha llamado "Cañada de los Toros" porque por este camino se llevaban los toros de la Bardena y el Sur de Navarra hasta Azpeitia y otras localidades de "Las Provincias".

Pasado Etxaleku llegamos a las inmediaciones de Oskotz, que dejamos a nuestra izquierda, para llegar por un sendero entre hayas hasta cruzarnos con la carretera NA-4131 que lleva al pueblo de Zarrantz. Desde este punto (586 metros) nos adentramos de nuevo en un precioso bosque de hayas que en constante subida por sendero de hojarasca, nos lleva hasta nuestra primera cima de hoy, el Zarrantzmendi (884 metros). La cumbre se encuentra en medio del hayedo y en esta época del año resulta "una gozada" caminar por este paraje, pisando una mullida alfombra de hojas.

Ya en el descenso, topamos con dos componentes de una batida de jabalí y la presencia de varios vehículos 4x4 que rompen la paz que veníamos disfrutando hasta el momento, si bien esta incómoda situación desaparece en cuanto cruzamos la NA-4120 y continuamos nuestro caminar en dirección a los pueblos de Aiketa y Muskitz (615 metros) que cruzamos, para llegar al poco tiempo a la ermita de San Bartolomé de Gorostieta o de Beorburu (795 metros) donde hacemos una breve parada para reponer fuerzas e iniciar la subida a la segunda cumbre de la jornada. La ermita y el refugio anexo se encuentran en perfecto estado y el lugar invita a una parada, máxime con el día que estamos disfrutando de sol y buena temperatura.

Respecto a este lugar tan singular, podemos leer en Mendikat de Javi Urrutia lo siguiente: "…la ermita del siglo XIII que se encuentra en el collado Masko o Gorostieta ( 796 m ), al Sur del pico. Este collado constituía unos de los lugares de paso de la llamada Cañada de las provincias ( G.R.- 9 ), y, por tanto, se trata de un milenario paso como atestigua la presencia del dolmen de Maribixkar en este lugar."..." La ermita posee un alargado refugio anexo que servía de cobijo a aquellos pastores trashumantes que seguían la cañada Real de las provincias, vigilante sobre la desaparecida calzada romana de Ultzama a Atondo (Oskia).

Repuestas nuestras energías (el estómago nos estaba reclamando atención) en poco tiempo llegamos a la cumbre de Arzelaieta ( 925 m ) que en algunos mapas se cita con el incorrecto nombre de San Bartolomé. El paisaje a partir de este punto cambia drásticamente con total carácter de cuenca mediterránea. El descenso se realiza por suave pendiente al principio y bastante más inclinada a medida que bajamos hasta la zona de Munugain (769 metros) desde donde continuamos hasta Aristregui (606 metros), pasando previamente por Osinaga (684 metros).

Al poco de pasar Aristregui, un sendero a nuestra izquierda muy bien estudiado por Carlos, nos llevan en diagonal hasta el collado de Ardantzertea (723 metros) desde donde tomamos un sendero entre pino bajo, bastante "sucio" de maleza, que poco a poco permite situarnos en los últimos metros de la cima, ya por terreno mucho más limpio de maleza y arbolado; sin más contratiempos llegamos a nuestra tercera y última cumbre de la jornada. Desde el Sollaondi (851 metros) podemos ya contemplar Pamplona en lo que se nos antoja poca distancia, si bien sabemos que aún nos faltan más de diez kilómetros para llegar a sus primeras edificaciones.

La bajada, en dirección E primero y al poco en dirección S, no ofrece ninguna dificultad y por el Camino de las fuentes de Arrate descendemos hasta el cercano pueblo de Oteiza (496 metros), donde se encuentra el Monasterio de la Sagrada Familia de las religiosas contemplativas. Desde este punto tomamos un largo camino por donde hasta hace no muchos años pasaba el antiguo ferrocarril de Plazaola y que nos lleva hasta Berriosuso, desde donde nos vemos obligados a caminar en un tramo de asfalto por la NA-4100, que logramos abandonar al llegar a Aizoain. La presencia de nuevas urbanizaciones de viviendas, zonas industriales, así como un cuartel militar, nos avisa de la proximidad de la capital de Navarra.

Esta última parte del recorrido no tiene especial atracción montañera y perfectamente se podría evitar si las circunstancias nuestras fueran otras, sin embargo tenemos un claro objetivo de llegar hasta la Plaza del Castillo en pleno centro de Pamplona y de ninguna manera vamos a dejarnos llevar por la falta de interés de lo que nos queda por hacer.

Entramos ya en Pamplona por la zona de la Rotxapea, hasta llegar al río Arga que cruzamos por el Puente de los Curtidores, que hoy parece llamarse "Puente de Juanito el de la Rochapea", para superar los pocos metros de ascensión que nos quedan por hoy por la Cuesta de Santo Domingo, donde podemos ver la ya famosa hornacina de San Fermín ante la que los "mozos" en fiestas cantan eso de …¡A San Fermín pedimos, por ser nuestro patrón…!"poco antes de iniciarse el encierro de los toros.

La plaza del ayuntamiento nos permite acceder a la Plaza del Castillo; sacamos unas pocas fotos, puesto que ya son las 18´30 horas y se ha ido casi totalmente la luz solar, y nos dirigimos directamente a la Cafetería Iruña donde unas buenas "birras" y un pintxo de tortilla de patata celebran el final de esta etapa.

El día se ha portado en cuanto a climatología; hemos podido ver y saborear preciosos bosques de robles y hayas con sus colores ocres del otoño, así como parajes de un verdor exultante; más tarde el paisaje ha cambiado totalmente en nuestra aproximación a Pamplona con amplias extensiones para el cultivo del cereal y, al final, las urbanizaciones de viviendas y demás edificaciones nos ha introducido de lleno en la "civilización". Un día completo lleno de satisfacciones.

Ha resultado una distancia de unos 42 Km. para lo que hemos empleado unas 10´30 horas, con paradas incluido.

Tomamos el autobús de la línea de Leizarán que nos deja en la misma Plaza del Ayuntamiento en Lekunberri. Decir, por último, que la estación de autobuses cierra definitivamente sus puertas mañana domingo, ya que a partir del lunes se inaugura la nueva estación en esta capital.

Desniveles
Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Track sobre ortofoto. Para Detalles y descarga del track, pulsar sobre el icono de salida