martes, 26 de junio de 2007

Etapa 05: De Donostia a Berastegi

Esta nueva etapa la hacemos después de haberlo intentado a principios de este mes de junio. En esta ocasión fallida todo el recorrido que logramos realizar estuvo acompañado de lluvia y niebla, haciendo la jornada muy desagradable y con absoluta falta de atractivo, de tal manera que abandonamos nuestro empeño a la altura de Andoain, lugar a donde llegamos tras unas seis horas de andar con paraguas, con los pies totalmente calados de agua y después de habernos pegado una buena "panzada" de kilómetros. Menos mal que pudimos reponernos algo tras una buena comida.

Pues bien, los habituales componentes de jornadas anteriores, iniciamos nuestra andadura de hoy en el mismo punto donde dimos por finalizada la anterior, en la misma playa de La Concha a la altura de "las farolas" situadas en los jardines de Alderdi-Eder. Los tres "giputxis" se encuentran en su ambiente con un absoluto dominio del lugar y de la situación si bien, dada la hora del inicio de nuestra marcha (6,30 AM.) no es posible hacerlo con un adecuado desayuno para celebrarlo, como mandan los cánones.

El hacer una exposición sobre San Sebastián (Donostia) resulta totalmente innecesario ya que, esta bonita capital de Guipúzcoa es sobradamente conocida para cualquiera que pueda acceder a leer estas líneas.

Por las principales calles de Donostia, pasamos por las proximidades de la "estación de Amara" hasta llegar a las inmediaciones de la "Fábrica del Gas" donde comenzamos una subida que, por detrás del "parque del Palacio de Aiete" nos sitúa en Etxadi (90 metros) detrás de Bera-Bera. Continuamos hacia el Parque Tecnológico siguiendo ganando altura hasta llegar a la carretera GI-3401 en la rotonda de Benta-Aundi (124 metros) para poco más tarde, rodeando el Oriamendi, dejamos de momento el asfalto para introducirnos en una preciosa senda desde la que ya podemos ver Hernani más abajo. Pasando por las inmediaciones de diversos caseríos (Vidaurreta, Larralbide, Balantxa, Satastialde…), vamos perdiendo altura hasta llegar al mismo centro de Hernani (29 metros) cruzándonos con varios grupos de jóvenes que aún siguen celebrando las fiestas patronales de San Juan.

Destacar de esta singular población todo su casco urbano que está catalogado como Conjunto Monumental, antiguamente amurallado y donde se conservan diversas construcciones de interés, si bien lo más señalado es el edificio que alberga el Ayuntamiento que forma conjunto próximo con la Iglesia Parroquial de San Juan Bautista, todo ello enclavado en su Plaza Principal. Son de especial interés en toda esta zona las sidrerías existentes, que si desde tiempo inmemorial han sido centro de reunión, en época más reciente han tomado una enorme fama resultando un importante foco de atracción turística.

Sobre la historia de esta villa nos remitimos a la página oficial del propio Ayuntamiento, haciendo especial mención de algunos detalles que describe la misma…

"La concesión del titulo de villa, aunque no demostrado documentalmente, parece ser se llevo a cabo a mediados del siglo XIII, en el contexto de la política fundacional del monarca castellano Alfonso X El Sabio.

"Fue en el año 1332 cuando Hernani pierde su carta-puebla o titulo de villa; concretamente, durante combates acaecidos en la villa al refugiarse en ella elementos del bando oñacino, en el contexto de las batallas entre Parientes Mayores. Así lo explicaron representantes hernaniarras en 1491, en una reunión de Juntas Generales, añadiendo que la villa fue pasto del fuego y en consecuencia totalmente asolada."
"… el trazado del camino interior del Camino de Santiago a través del territorio de Gipuzkoa, nos da la posibilidad de encontrar testimonios a su paso por el termino municipal. El Puente de Fagollaga y el Humilladero de la Santa Cruz (actualmente en la bajada a Portu ó Elizatxo auzoa; aunque no es su ubicación original). Ambos elementos son protegidos como elementos cultural-patrimoniales al catalogarse como BIEN CULTURAL CALIFICADO el Camino de Santiago en la Comunidad Autónoma Vasca."


Hemos cruzado toda la población de norte a sur, pasando por el Humilladero de Santa Cruz en la bajada a Portu y, tomando dirección hacia el barrio de Osinaga, vamos a dejar definitivamente los abundantes tramos asfaltados que hemos tenido hasta el momento en nuestro recorrido y, en suave ascenso, vamos tomando altura bordeando el Oindi por su cara O para llegar a la altura del Zorroztarri (417 metros) para, después de perder unos 40 metros de altitud hasta el collado de Pozontarri, subimos en fuerte pendiente hasta llegar a la altura del Arlegor (539 metros) y continuar por debajo de las Peñas de Aballarri en dirección hacia nuestra primera meta montañera del día en el Adarra (820 metros) que alcanzamos tras superar una fuerte pendiente directa hasta la cumbre, que nos hace sudar bastante.

El día está resultando magnífico de temperatura y, a pesar de encontrarse el cielo despejado el sol no nos llega a molestar en exceso. Las vistas que podemos contemplar desde el Adarra resultan espectaculares y, tras una breve parada en la cima, optamos por reponer fuerzas un poco más abajo, ya que hay bastante concurrencia en la misma.

A la sombra de varios alerces y en un suelo de hierba con abundantes helechos, hacemos el "amaiketako" a base de buenas galletas de chocolate rellenas de naranja, bombones de guindas al licor, gel de frutas, combinado de frutos secos, barras energéticas, etc., etc., "cosillas" que nos van poniendo de nuevo el cuerpo en funcionamiento.

De nuevo emprendemos nuestro recorrido en dirección al menhir de Eteneta (700 metros) que dejamos atrás continuando por las laderas del Onllo por un sendero bien marcado y disfrutando de momentos de sombra entre pinares y bosques de alerce. Sólo debemos superar unos cien metros de altitud para llegar a la segunda cota importante del día, todo ello por sendero con bastante inclinación que de nuevo provoca una importante sudada derivada del esfuerzo y del calor que hace, puesto que el viento hoy ha cogido día de fiesta. La cima del Zaburu (780 metros) se encuentra con muy pocas huellas de haber sido pisado en fechas recientes, y el camino de subida y bajada bastante cerrado si bien, una vez más, las vistas resultan de lo más relajante.

Desde el pie del Zaburu dejamos el cordal que hemos venido recorriendo para iniciar una rápida bajada que nos lleva hasta el río Leitzaran (230 metros), que da nombre al valle. Se trata de un bajada entre pinares por una muy cómoda pista primero, y más tarde por senderos entre hierba para acabar en otra pista asfaltada que en la actualidad recorre la antigua línea del ferrocarril de Plazaola, y por donde vamos a discurrir durante unos kilómetros atravesando varios túneles en bastante buen estado de conservación, que dan un toque especial al recorrido.

Procede hacer algún comentario respecto a este ferrocarril, que sacamos de la página existente sobre el mismo.

"El ferrocarril original se construyó entre Plazaola y Andoain, con la finalidad de transportar el mineral de las minas próximas a Plazaola (yacimiento de Bizkotx), en el valle del Leitzaran, hasta Andoain, donde se transbordaba al Ferrocarril del Norte con destino al puerto de Pasajes."

"El tren, que en principio nació para transportar el mineral de Plazaola hasta Andoain (con destino a Pasajes), continuó desarrollando dicha tarea a pesar del giro dado por el transporte de pasajeros. Pero tal actividad se vio un tanto reducida, ya que las minas dejaron prácticamente de funcionar antes de 1920. Durante la guerra civil, y en la segunda guerra mundial, volvieron a estar activas, reanudándose el transporte de mineral. En concreto, entre 1932 y 1943 fueron explotadas por la "Sociedad Minera Aralar", de propiedad alemana. Esta sociedad se creó para intentar beneficiar las minas de cobre de Aralar, con resultados muy pobres."

"Otra de las actividades de este tren fue el transporte de madera. Se hacía ocasionalmente, ya que los montes del valle del Leizaran quedaron agotados y despoblados durante la guerra 1914 al 18."

"Efectuaba también otros transportes más variados, tales como ganado y víveres. Durante la guerra de 1936-39 y la postguerra el estraperlo estuvo a la orden del día, al igual que en otros trenes similares. De esta época se cuentan infinidad de anécdotas."

"Si bien la desaparición de este ferrocarril se produjo en el año 1.953 como consecuencia de las precipitaciones de agua caída a mediados del mes de octubre de este año, que provocaron unas inundaciones catastróficas y la desaparición de tramos de vías, puentes y muros de contención"…, "el tren siguió realizando algunos servicios locales de transporte de madera entre Olloki y Andoain durante unos siete años más.


"Debemos dejar esta "vía verde" (242 metros) para tomar una pista que con bastante inclinación al principio, realiza un zig-zag entre arbolado y que nos sitúa en la zona de Belazarretu a 470 metros de altitud. Este tramo se nos hace bastante exigente por la elevada humedad que existe, no así por el sol ya que tenemos la suerte de que se haya nublado el día para así mejor acompañarnos en estas horas que faltan para culminar nuestro recorrido. Rápidamente hemos dejado abajo el valle del Leitzaran y seguimos ascendiendo por pista bien marcada por las laderas del Udalar en dirección a la tercera y última cima de nuestro recorrido de hoy, que se encuentra jalonada de modernas antenas que hemos podido contemplar ya desde el Adarra, y que veíamos a una distancia que se antojaba de enorme esfuerzo, como así está resultando.

Sin más dificultades llegamos a la zona de antenas donde se encuentra el buzón del San Lorenzo (804 metros), que dejamos atrás para dirigirnos a la ermita de San Lorenzo de Larre de la que se comenta… "Desde Berástegui surge el camino que nos llevará a la ermita de San Lorenzo de Larre que es la que está a mayor altura (804 m). A ella acude la única romería que tiene lugar en el valle y que se celebra el día de San Lorenzo (10 de agosto), al igual de las fiestas, ya que San Lorenzo es su patrón. Incluso el escudo de la villa lleva una efigie del santo y su ermita. Se le tenía especial devoción para ciertas enfermedades de la piel y contra los incendios". Se trata de una antigua construcción en muy buen estado que se encuentra situada en un pequeño hayedo que la protege.

El sitio invita a un último descanso contemplando el paisaje que se ofrece a nuestro alrededor, incluido el pueblo de Berástegi que se encuentra a muy pocos kilómetros. Desde este lugar, una cómoda bajada nos va a permitir finalizar nuestra travesía sin más inconvenientes, por un sendero empedrado en la mayor parte de su recorrido y que acaba en la misma entrada del punto de destino de hoy, llegando al pueblo de Berástegi ( 406 metros) alrededor de las 15,30 horas, tras haber recorrido casi 34 kilómetros.

Nada más llegar tenemos la suerte de que nos atiendan en el restaurante que existe junto a la plaza, ya que la cocina estaba a punto de cerrar. Beltri, CarlosCoi y Larra piden de segundo plato un "pollo de caserío" que en el plato se antoja una avestruz dado su tamaño, y que a duras penas consiguen mal-comer, sin embargo el momento resulta sumamente reconfortante para, más tarde, coger el vehículo que Carlos había dejado el día anterior para trasladarnos a Donostia y así facilitarnos la vuelta al punto de inicio.

Desniveles
Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Track sobre ortofoto. Para Detalles y descarga del track, pulsar sobre el icono de salida